Menu

Abram Félix Sonnay - Nueva Helvecia

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visitas: 4180
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS 
 
Alcaldesa de Nueva Helvecia
Sra. María de Lima 
 
De nuestra mayor consideración: 
 
A través de la presente, los descendientes de Abran Felix Sonnay, solicitamos que una calle de Nueva Helvecia, lleve su nombre, ya que el próximo año se cumplen 150 años de su llegada a la mencionada zona.
Abran Felix Sonnay nación en 1812 en una pequeña localidad de Suiza llamada Rogieve, perteneciente al Cantón suizo-francés de Vaud. Casado con Juana María Cardinaux y teniendo 8 hijos, emigra a nuestro país, dado que en Suiza la situación no era buena (superpoblación, desocupación, miseria, etc.)
Llega al Uruguay en julio de 1861 y se instala cerca de una colonia agrícola denominada Nueva Helvecia.
Junto a su familia fue muy bien recibido y con gran agrado por el Administrador de momento el Sr. Rodolfo Shmidt.
En la parte más alta del terreno otorgado, edifica su vivienda con características especiales que hicieron de ella uno de los primeros lugares donde se comenzó la elaboración de quesos (el historiador Juan Calos F. Wirth lo considera como el pionero en la industria quesera).
Fue una persona muy reconocida por su honorabilidad y por integrarse a la vida social de la zona, siendo nombrado vocal del Consejo Comunal o Municipal.
Es justamente en el marco de los festejos de esta zona que se prepara también para conmemorar sus 150 años de fundación, que hacemos esta solicitud para homenajear a este familiar que tanto hizo para llevar adelante una industria quesera que hoy es reconocida a nivel nacional e internacional.
Según informe recaudado en la Junta de Nueva Helvecia, hay una calle en el Barrio Los Hoteles, comprendida entre las calles Carolina Hugo y Federico Fischer, la cuál aún no tiene nombre. Por tanto hacemos el pedido para que la mencionada calle lleve el nombre de Abram Félix Soonay.
Agradeciendo desde ya su atención y esperando que ésta solicitud se haga realidad, saludan a usted atentamente, DAVID DALMAS MALAN, LETICIA BOMIO MALAN.
 
 
DECRETO Nº 011/2013
 
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
DECRETA: 
 
Artículo 1º. DESIGNAR con el nombre de Abram Félix Sonnay a la tercera calle paralela al sur de la calle Germán Imhoff y que va desde la calle Federico Gilomén hasta calle Martín Odriozola, de la ciudad de Nueva Helvecia. 
Artículo 2º. Dar cuenta, e insertar en el Registro Informático de la Junta Departamental. 
 
Sala de Sesiones de la Junta Departamental de Colonia a los veintidós días del mes de marzo de dos mil trece. 
  
 
Prof. JOSÉ L. GONZÁLEZ, Presidente. 
  
 
ESTELA BADÍN, ProSecretaria. 
 
Publicado Diario Oficial Nº 28.701 de 25/04/2013

Florida (derogada) e Intendente Suárez - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visitas: 3702
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS 
 
Acta de Sesiones de la Junta Económica – Administrativa de Colonia
11/04/1918
 
(…)
25 – El Sr. Badín presenta la siguiente moción:
Honorable Junta:
El ciudadano señor Felipe Suárez formado por sí mismo desde el más humilde puesto hasta las más encumbrados de la administración pública.
Lo conocemos al hijo amante de Colonia, lo vimos todos ascender escalón por escalón, lo vimos todos en su empeño por el engrandecimiento del pueblo. En su esfera de acción como funcionario, dentro y fuera del hogar, con la palabra y con el ejemplo, en su influencia, con su capital continuando siempre desmayar en el logro de su deseo.
He de concretarme en este caso, y muy a la ligera a su acción como Intendente Municipal de Colonia. Tan pronto como fue designado para ese cargo, inició obras higiénicas y de embellecimiento, que llevados a feliz término colocaron a Colonia entre las primeras ciudades de la República. Causas imprevistas paralizaron aquellas obras, pero de ese esfuerzo queda nuestra hermosa plaza, varias calles adoquinadas, principio de rectificación de otras y calles nuevas y bien conservadas. Edificó y estimuló la edificación urbana y valorizó grandemente la propiedad. El pueblo en manifestación pública llevó el tributo debido a su espíritu emprendedor. La obra está en principio, pero desaparecidas las causas que obstaculizaron su preservación, pronto serán una realidad los deseos del vecindario, que quiere el ensanche, la higiene y el embellecimiento de la Colonia.  
Por todas estos fundamentos someto a la consideración de la Honorable Junta el siguiente proyecto de ordenanza:
Artículo 1º. Desígnase calle Felipe Suárez a la que se llama Florida de esta ciudad.
Artículo 2º. Comuníquese, etc.. Así se resuelve.
 
 
LA JUNTA ECONÓMICA - ADMINISTRATIVA DE COLONIA
DISPONE:
 
Artículo 1º. Desígnase con la denominación de "Intendente Suárez" la calle Florida de esta ciudad. 
Artículo 2º. Desígnase con la denominación de "Florida" la calle Ferro Carril de esta ciudad. 
Artículo 3º. Colóquese las respectivas chapas de nomenclatura necesarias con las modificaciones últimamente dispuestas.
Artículo 4º. Públiquese e insértese en el Libro de Decretos.
 
Sala de Sesiones de la Junta Económica - Administrativa de Colonia a los treinta días del mes de abril de mil novecientos dieciocho.
  
 
CARLOS LAYOLO, Presidente. 
  
 
WASHINGTON TORRES, Secretario.
 

Dr. Emilio Frugoni - Nueva Helvecia

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visitas: 7058
Designación con el nombre de Dr. EMILIO FRUGONI, a una calle innominada de la ciudad de Nueva Helvecia.
  
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
  
Sr. Presidente de la Junta Departamental de Colonia, 
Roberto Calvo, 
Presente.
 
De nuestra mayor consideración: 
“Esta es Colonia Suiza. Un rincón de mi tierra donde el paisaje luce un barniz europeo, donde la vida es pura como agua de la sierra, donde el vagar es útil y el trabajo recreo.”, escribía el Dr. Emilio Frugoni en uno de sus tantos poemas, este en particular, creado especialmente para rendir tributo a nuestra ciudad. 
Emilio Frugoni fue reconocido abogado, poeta y parlamentario uruguayo, fue el primer representante por el Partido Socialista del Uruguay, que este año 2010, cumple 100 años de historia. 
Como abogado fue un reconocido nacional e internacionalmente, llegando a uno de los cargos más importantes dentro de nuestro país en esa rama, el de decano de la Facultad de Derecho. 
Luchó incansablemente por la aprobación de la legislación laboral sobre las ocho horas, por el voto secreto, y fue un gran defensor de las autonomías municipales. Fue un gran opositor a la dictadura de Terra, siendo arrestado y luego desterrado por ese régimen. 
Vale la pena destacar que el Consejo Nacional de Educación Primaria y Normal dispuso la publicación del poema “Colonia Suiza”, en oportunidad de la celebración del 75º aniversario de la fundación de Nueva Helvecia. En dicha edición, antes de comenzado el poema, se lee textualmente: “Emilio Frugoni fue un ciudadano de vida ejemplar, un luchador grande y noble, notablemente fiel a las ideas de su credo social y político”. 
Además de la inmensa trayectoria del Dr. Frugoni, muy brevemente resumida anteriormente, sabemos, además, que tuvo una relación muy profunda con nuestra ciudad, donde pasó muchos días de su vida, algunos reflejados en su poema “Colonia Suiza”. 
En virtud de que la denominación de nuestras calles, debe rendir tributo a diferentes cosas, creemos muy importante y valioso que se le rinda homenaje a este honorable ciudadano, que sin importar al partido que perteneció, constituyó un gran valor agregado para la historia y el desarrollo de nuestra sociedad. 
Sin otro particular, saluda muy atentamente, JOSÉ LUIS PITTAMIGLIO, Edil Dptal.. 
 
PROYECTO DE DECRETO
 
La JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA, en sesión de la fecha y por dos tercios de votos de la totalidad de sus integrantes, 
ACUERDA Y DECRETA; 
Artículo 1º. DESÍGNASE con el nombre de “Dr. EMILIO FRUGONI” a la actual calle ubicada entre las calles Federico Fischer y Catalina Hugo, que separa, sobre un lado las manzanas Nos. 201 – 202 y sobre el otro lado las manzanas 107 – 108 – 109 – 200. 
Artículo 2º. Comuníquese, etc.
 
 
DECRETO Nº 010/2012
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
DECRETA:
 
Artículo 1º. DESIGNAR con el nombre de Dr. EMILIO FRUGONI a la actual calle ubicada entre las calles Federico Fischer y Catalina Hugo, que separa, sobre un lado las manzanas Nos. 201-202 y sobre otro lado las manzanas Nos. 107-108-109-200, de la ciudad de Nueva Helvecia. 
Artículo 2º. Dar cuenta e insertar en el Registro informático de la Junta Departamental de Colonia.
 
Sala de Sesiones de la Junta Departamental de Colonia, a los quince días del mes de febrero de dos mil doce.
 
Esc. RODRIGO CERRUTI, 1er. Vice Presidente.
 
NELSON OYOLA, Secretario General.
 
 
Publicado Diario Oficial Nº 28.425 de 05/03/2012.

Plazoleta Alfonsina Storni - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visitas: 6943
Colonia, 3 de marzo de 2009.
 
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
RICHARD CÁCERES
Presente.
 
De nuestra consideración:
Los abajo firmantes, integrantes dela Comisiónde Cultura, Deportes y Juventud tenemos el agrado de presentar adjunto a la exposición de motivos y plano correspondiente, el Proyecto de Decreto tendiente a designar a la plazoleta que se encuentra en el padrón Nº 9849 de Colonia, con el nombre “Alfonsina Storni”, quien fuera una de las poetisas más importantes de América y en la última etapa de su vida vivió en esta ciudad y escribió algunos de sus célebres poemas.
Esta iniciativa, pretende oficializar el nombre con el que es conocido este espacio público, pero que nunca fue designado por esta Junta, comola Ley Orgánicalo establece.
Sin otro particular, saludan atentamente, RUBEN MARTÍNEZ, SERGIO PULERO, Prof. JOSÉ L. GONZÁLEZ, MIGUEL DÍAZ.
 
Exposición de motivos.
 
La autora
La familia Storni -el padre de Alfonsina y varios hermanos mayores- llegó a la provincia de San Juan desde Lugano, Suiza, en 1880. Fundaron una pequeña empresa familiar, y años después, las botellas de cerveza etiquetadas «Cerveza Los Alpes, de Storni y Cía», circulan por toda la región. Los padres de Alfonsina viajaron a Suiza en el año 1891, junto con sus dos pequeños hijos. En 1892, el 29 de mayo, nació en Sala Capriasca Alfonsina, la tercera hija del matrimonio Storni. Llevó el nombre del padre, de un padre melancólico y raro. Más tarde le diría a su amigo Fermín Estrella Gutiérrez: «me llamaron Alfonsina, que quiere decir dispuesta a todo».
Alfonsina aprendió a hablar en italiano, y en 1896 vuelven a San Juan, de donde son sus primeros recuerdos. «Estoy en San Juan, tengo cuatro años; me veo colorada, redonda, chatilla y fea. Sentada en el umbral de mi casa, muevo los labios como leyendo un libro que tengo en la mano y espío con el rabo del ojo el efecto que causo en el transeúnte. Unos primos me avergüenzan gritándome que tengo el libro al revés y corro a llorar detrás de la puerta». En 1901, la familia se trasladó nuevamente, esta vez a la ciudad de Rosario, un próspero puerto del litoral.
Paulina, la madre, abrió una pequeña escuela domiciliaria, y pasa a ser la cabeza de una familia numerosa, pobre y sin timón. Instalaron el «Café Suizo», cerca de la estación de tren, pero el proyecto fracasó. Alfonsina lavaba platos y atendía las mesas, a los diez años. Las mujeres comenzaron a trabajar de costureras. Alfonsina decide emplearse como obrera en una fábrica de gorras. En 1907 llega a Rosario la compañía de Manuel Cordero, un director de teatro que recorría las provincias. Alfonsina reemplaza a una actriz que se enferma. Esto la decide a proponerle a su madre que le permita convertirse en actriz y viajar con la compañía. Recorre Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero y Tucumán. Después dirá que representó Espectros, de Ibsen, La loca de la casa, de Pérez Galdós, y Los muertos, de Florencio Sánchez.
En sus cartas al filólogo español don Julio Cejador Alfonsina resume algunos momentos de su vida. Refiriéndose a esta época, le dirá: «A los trece años estaba en el teatro. Este salto brusco, hijo de una serie de casualidades, tuvo una gran influencia sobre mi actividad sensorial, pues me puso en contacto con las mejores obras del teatro contemporáneo y clásico (…). Pero casi una niña y pareciendo ya una mujer, la vida se me hizo insoportable. Aquel ambiente me ahogaba. Torcí rumbos…». Luego, en un reportaje de la revista El Hogar, contará que al regresar escribió su primera obra de teatro, Un corazón valiente, de la que no han quedado testimonios.
Cuando volvió a Rosario se encuentra con que su madre se ha casado y vive en Bustinza. La poeta decide estudiar la carrera de maestra rural en Coronda, y allí recibe su título profesional. Gana un lugar sobresaliente en la comunidad escolar, consigue un puesto de maestra y se vincula a dos revistas literarias, Mundo Rosarino y Monos y Monadas. Allí aparecen sus poemas durante todo ese año, y si bien no hay testimonio de ellos, sí sabemos de otros publicados al año siguiente en Mundo Argentino, y que tienen resonancias hispánicas.
 
Poeta en Buenos Aires
Al terminar el año de 1911, decide trasladarse a Buenos Aires. «En su maleta traía pobre y escasa ropa, unos libros de Darío y sus versos». Así, con nostalgia, evoca su hijo Alejandro la llegada. Pobre equipaje para enfrentarse con una ciudad que estaba abierta al mundo, con las expectativas puestas en esa inmigración que traería nuevas manos para producir y nuevas formas de convivencia. El nacimiento de su hijo Alejandro, el 21 de abril de 1912, define en su vida una actitud de mujer que se enfrenta sola a sus decisiones. Trabaja como cajera en la tienda «A la ciudad de México», en Florida y Sarmiento. También en la revista Caras y Caretas.
Su primer libro, La inquietud del rosal, publicado con grandes dificultades económicas, apareció en 1916. En un homenaje al novelista Manuel Gálvez, por primera vez en Buenos Aires, en esta clase de reuniones, aparece Alfonsina recitando con aplomo sus propios versos. En junio de 1916, aparece en Mundo Argentino un poema titulado «Versos otoñales». Aunque los versos son apenas aceptables, sorprende su capacidad de mirarse por dentro, que por entonces no era común en los poetas de su generación.
 
Sus amigos los poetas modernistas
Amado Nervo, el poeta mejicano paladín del modernismo junto con Rubén Darío, publica sus poemas también en Mundo Argentino, y esto da una idea de lo que significaría para ella, una muchacha desconocida, de provincia, el haber llegado hasta aquellas páginas. En 1919 Nervo llega ala Argentinacomo embajador de su país, y frecuenta las mismas reuniones que Alfonsina. Ella le dedica un ejemplar de La inquietud del rosal, y lo llama en su dedicatoria «poeta divino». Vinculada entonces a lo mejor de la vanguardia novecentista, que empezaba a declinar, en el archivo dela Biblioteca Nacionaluruguaya hay cartas al uruguayo José Enrique Rodó, otro de los escritores principales de la época, modernista autor de Ariel y de Los motivos de Proteo, ambos libros pilares de una interpretación de la cultura americana. El uruguayo escribía, como ella, en Caras y Caretas y era, junto con Julio Herrera y Reissig, el jefe indiscutido del nuevo pensamiento en el Uruguay. Ambos contribuyeron a esclarecer los lineamientos intelectuales americanos a principios de siglo, como lo hizo también Manuel Ugarte, cuya amistad le llegó a Alfonsina junto con la de José Ingenieros.
Su voluntad no la abandona, y sigue escribiendo. En mejores condiciones publica El dulce daño, en 1918. El 18 de abril de 1918 se le ofrece una comida en el restaurante Génova, de la calle Paraná y Corrientes, donde se reunía mensualmente el grupo de Nosotros, y en esa oportunidad se celebra la aparición de El dulce daño. Los oradores son Roberto Giusti y José Ingenieros, su gran amigo y protector, a veces su médico. Alfonsina se está reponiendo de la gran tensión nerviosa que la obligó a dejar momentáneamente su trabajo en la escuela, pero su cansancio no le impide disfrutar de la lectura de su «Nocturno», hecha por Giusti, en traducción al italiano de Folco Testena
También en 1918 Alfonsina recibe una medalla de miembro del Comité Argentino Pro Hogar de los Huérfanos Belgas, junto con Alicia Moreau de Justo y Enrique del Valle Iberlucea. Años atrás, cuando empezó la guerra, Alfonsina había aparecido como concurrente a un acto en defensa de Bélgica, con motivo de la invasión alemana. Comienzan sus visitas a la ciudad de Montevideo, donde hasta su muerte frecuentará amigos uruguayos. Juana de Ibarbourou lo contó años después de la muerte de la poetisa argentina: «En 1920 vino Alfonsina por primera vez a Montevideo. Era joven y parecía alegre; por lo menos su conversación era chispeante, a veces muy aguda, a veces también sarcástica. Levantó una ola de admiración y simpatía… Un núcleo de lo más granado de la sociedad y de la gente intelectual la rodeó siguiéndola por todos lados. Alfonsina, en ese momento, pudo sentirse un poco reina».
 
La amistad de Quiroga, el escritor de la selva
En 1922, Alfonsina ya frecuentaba la casa del pintor Emilio Centurión, de donde surgiría posteriormente el grupo Anaconda. Allí conoció, seguramente, al escritor uruguayo Horacio Quiroga, que había llegado de su refugio en San Ignacio, Misiones, durante el año 1916. Su personalidad debió atraer a Alfonsina. Un hombre marcado por el destino, perseguido por los suicidios de seres queridos, que, además, se había atrevido a exiliarse en Misiones, e intentado allí forjar un paraíso. En 1922, era ya el autor de sus libros más importantes, Cuentos de la selva, Anaconda, El desierto. Vivía modestamente de sus colaboraciones en diarios y revistas y desempeñó un papel protagónico en el intento de profesionalizar la escritura. Alfonsina había publicado sus libros Irremediablemente (1919) y Languidez (1920).
La amistad con Quiroga fue la de dos seres distintos. Cuenta Norah Lange que en una de sus reuniones, adonde iban todos los escritores de la época, jugaron una tarde a las prendas. El juego consistió en que Alfonsina y Horacio besaran al mismo tiempo las caras de un reloj de cadena, sostenido por Horacio. Este, en un rápido ademán, escamoteó el reloj precisamente en el momento en que Alfonsina aproximaba a él sus labios, y todo terminó en un beso. Quiroga la nombra frecuentemente en sus cartas, sobre todo entre los años 1919 y 1922, y su mención la destaca de un grupo donde había no sólo otras mujeres sino también otras escritoras. Sin embargo, cuando Quiroga resuelve irse a Misiones en 1925, Alfonsina no lo acompaña. Quiroga le pide que se vaya con él y ella, indecisa, consulta con su amigo el pintor Benito Quinquela Martín. Aquél, hombre ordenado y sedentario, le dice: «¿Con ese loco? ¡No!».
 
Un nuevo camino para la poesía
En el año 1923, la revista Nosotros, que lideraba la difusión de la nueva literatura argentina, y con hábil manejo formaba la opinión de los lectores, publicó una encuesta, dirigida a los que constituyen «la nueva generación literaria». La pregunta está formulada sencillamente: «¿Cuáles son los tres o cuatro poetas nuestros, mayores de treinta años, que usted respeta más?».
Alfonsina Storni tenía en ese entonces treinta y un años recién cumplidos, es decir, que apenas bordeaba la cifra exigida para constituirse en «maestro de la nueva generación». Su libro Languidez, de 1920, había merecido el Primer Premio Municipal de Poesía y el Segundo Premio Nacional de Literatura, lo que la colocaba muy por encima de sus pares. Muchas de las respuestas a la encuesta de Nosotros coinciden en uno de los nombres: Alfonsina Storni.
Mil novecientos veinticinco fue el año de la publicación de Ocre, un libro que marca un cambio decisivo en su poesía. Desde hace dos años es profesora de Lectura y declamación enla Escuela Normalde Lenguas Vivas, y su postura como escritora está absolutamente afianzada entre el público y sus iguales. Por aquella época muere José Ingenieros, y esto la deja un poco más sola.
Hasta la casa de la calle Cuba llega una tarde la chilena Gabriela Mistral. El encuentro debió ser importante para la chilena, ya que publicó su relato ese año en El Mercurio. Llamó por teléfono a Alfonsina antes de ir, y le impresionó gratamente su voz, pero le habían dicho que era fea y entonces esperaba una cara que no congeniara con la voz. Por eso cuando la puerta se abre pregunta por Alfonsina, porque la imagen contradice a la advertencia. «Extraordinaria la cabeza, recuerda, pero no por rasgos ingratos, sino por un cabello enteramente plateado, que hace el marco de un rostro de veinticinco años». Insiste: «Cabello más hermoso no he visto, es extraño como lo fuera la luz de la luna a mediodía. Era dorado, y alguna dulzura rubia quedaba todavía en los gajos blancos. El ojo azul, la empinada nariz francesa, muy graciosa, y la piel rosada, le dan alguna cosa infantil que desmiente la conversación sagaz y de mujer madura». La chilena queda impresionada por su sencillez, por su sobriedad, por su escasa manifestación de emotividad, por su profundidad sin trascendentalismos. Y sobretodo por su información, propia de una mujer de gran ciudad, «que ha pasado tocándolo todo e incorporándoselo».
El 20 de marzo de 1927 se estrena su obra de teatro, que despertaba las expectativas del público y de la crítica. El día del estreno asistió el presidente Alvear con su esposa, Regina Pacini. Al día siguiente la crítica se ensañó con la obra, y a los tres días tuvo que bajar de cartel. El diario Crítica tituló «Alfonsina Storni dará al teatro nacional obras interesantes cuando la escena le revele nuevos e importantes secretos». La escritora se sintió muy dolida por su fracaso, y trató de explicarlo atribuyéndole la culpa al director y a los actores.
 
Años de equilibrio
Alfonsina intervino en la creación dela Sociedad Argentinade Escritores y su participación en el gremialismo literario fue intensa. En 1928 viajó a España en compañía de la actriz Blanca dela Vega, y repitió su viaje en 1931, en compañía de su hijo. Allí conoció a otras mujeres escritoras, y la poeta Concha Méndez le dedica algunos poemas. En 1932, publicó sus Dos farsas pirotécnicas: Cimbelina y Polixene y la cocinerita. Está tranquila, colabora en el diario Crítica y enLa Nación; sus clases de teatro son la rutina diaria, y su rostro empieza a cambiar. Las canas cubren su cabeza y le dan un aire diferente.
En 1931, el Intendente Municipal nombró a Alfonsina jurado y es la primera vez que ese nombramiento recae en una mujer. Alfonsina se alegra de que comiencen a ser reconocidas las virtudes que la mujer, esforzadamente, demuestra. «La civilización borra cada vez más las diferencias de sexo, porque levanta a hombre y mujer a seres pensantes y mezcla en aquel ápice lo que parecieran características propias de cada sexo y que no eran más que estados de insuficiencia mental. Como afirmación de esta limpia verdad,la Intendenciade Buenos Aires declara, en su ciudad, noble la condición femenina», afirma Alfonsina en un diario al referirse a su designación.
Enla Peñadel café Tortoni conoció a Federico García Lorca, durante la permanencia del poeta en Buenos Aires entre octubre de 1933 y febrero de 1934. Le dedicó un poema, «Retrato de García Lorca», publicado luego en Mundo de siete pozos (1934). Allí dice: «Irrumpe un griego /por sus ojos distantes (…). Salta su garganta /hacia afuera /pidiendo /la navaja lunada /aguas filosas (…). Dejad volar la cabeza, /la cabeza sola /herida de hondas marinas /negras…».
El 20 de mayo de 1935 Alfonsina fue operada de un cáncer de mama.
En 1936 se suicida Horacio Quiroga y ella le dedicó un poema de versos conmovedores y que presagian su propio final:
 
Morir como tú, Horacio, en tus cabales,
Y así como en tus cuentos, no está mal;
Un rayo a tiempo y se acabó la feria…
Allá dirán.
Más pudre el miedo, Horacio, que la muerte
Que a las espaldas va.
Bebiste bien, que luego sonreías…
Allá dirán.
 
El final
El año 1938 se inició para Alfonsina una agradable sorpresa. El Ministerio de Instrucción Pública del Uruguay la invitaba a participar junto a Gabriela Mistral y Juana de Ibarbourou en un encuentro en el marco de los cursos de verano que organizaba dicho organismo. Alfonsina se encontraba en la ciudad de Colonia cuando recibió la invitación del ministro de Educación de Uruguay, Eduardo Víctor Haedo, el 26 de enero, 24 horas antes de la conferencia. La invitación pide «que haga en público la confesión de su forma y manera de crear». Tiene que prepararse en un día y, llena de entusiasmo, escribe su conferencia sobre una valija que ha puesto en las rodillas. Divertida, encuentra un título que le parece muy adecuado: «Entre un par de maletas a medio abrir y las mancillas del reloj».
La vinculación afectiva de Alfonsina con Uruguay comenzó en enero de 1920 en Montevideo, cuando fue invitada a un homenaje a la poeta Delmira Agustini, trágicamente fallecida, por quien su colega argentina profesa devoción.
La aproximación a Uruguay se consolidó a través de su amistad con María Sofia Kusrrow, ex compañera del teatro infantil Labarden y dueña de una vivienda en Real de San Carlos, en Colonia, donde comenzó a buscar refugio creativo a partir de 1935.
Aquel verano fue el último que transcurrió junto con su amiga en Colonia, ya que el 25 de octubre de 1938 se arrojó al mar desde los acantilados de Mar del Plata, 400 kilómetrosal sur de Buenos Aires.
Entre el verano uruguayo y el suicidio, había empeorado su salud y en consecuencia su estado de ánimo, aunque también dispuso de tiempo para editar Mascarilla y Trébol, una selección de poemas seleccionados por ella misma y que sería su último libro publicado.
A su entierro acudieron los principales escritores y artistas de la época: Benito Quinquela Martín, Salvadora Onrubio de Botana, Manuel Ugarte, Ricardo Rojas, Manuel Gálvez, Baldomero Fernández Moreno y Enrique Larreta, entre otros.
El primer homenaje oficial a Alfonsina luego de su muerte le correspondió también a Uruguay, a través del Ministerio de Cultura del Ministerio de Instrucción Pública, organizado el 10 de noviembre en el salón de actos dela Universidad de Montevideo, en que resaltaron su obra y trayectoria Manuel Ugarte, Maria de Muller, Emilio Oribe, Carlos Sabat Ercasty, Esther de Cáceres y Juana de Ibarbourou.
 
 
DECRETO Nº 009/2012
  
LA JUNTA DEPARTAMENTALDE COLONIA
DECRETA:
 
Artículo 1º.- DESIGNAR con el nombre de ALFONSINA STORNI a la plazoleta que se encuentra en el padrón Nº 9849 de la ciudad de Colonia del Sacramento.
Artículo 2º.- Dar cuenta e insertar el presente Decreto en el registro informático de la Junta Departamental.
 
Sala de Sesiones de la Junta Departamental de Colonia, a los quince días del mes de febrero de dos mil doce.
 
 
Esc. RODRIGO CERRUTI, 1º Vicepresidente.
 
NELSON OYOLA, Secretario General.
 
Publicado Diario Oficial Nº 28.425 de 05/03/2012. 

Avenida Italia - Carmelo

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visitas: 8284
1º DESIGNACIÓN DE 1981.
 
Carmelo, julio 12 de 1978.
Señor Jefe de la Regional de Vialidad
Ing. Don GERARDO RESRUCCIA
Rosario.

Señor Jefe:
La Sociedad Italiana de Carmelo, fundada el día 1º de Setiembre de 1872, con sede propia en la Dr. J. Zorrilla de San Martín Nº 277, con la Personería Jurídica expedida con fecha 4 de mayo de 1895 y con una masa social que llega a los 280 socios, ante presenta y dice: Esta sociedad fue fundada por los primeros in...tes que vinieron de la península itálica al Río de la Plata al... por el año 1860 y que por ser en su gran mayoría colonia, se afincaron en la parte norte en las inmediaciones de esta ciudad en el paraje que le dieron el nombre de Colonia Estrella y que aún hoy lo mantiene, dedicándose al cultivo de trigo y hortalizas para su subsistencia y pronto se vieron en la necesidad de agruparse en defensa y hacer sociabilidad como así también velando por su salud decidieron fundar la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos "VICTTORIO EMANUELE II" de esto hace ya 106 años.
Así ha transcurrido el tiempo y la Colonia italiana con sus descendientes, que, podríamos decir -sin temor a equivocarnos- que en la zona de Carmelo, única ciudad fundada por el Prócer General Artigas componen la gran mayoría de sus habitantes. Entre otras razones y por las ya expuestas esta Sociedad en el deseo de agradecer y retribuir en parte los sacrificios y desvelos de nuestros antepasados, desearíamos dejar un recuerdo que perdure por los siglos, dando el nombre de "AVENIDA ITALIA", en homenaje a la Madre Patria, a la calle que conduce a Colonia Estrella que partiendo del cruce de las calles Dr. J. Zorrilla de San Martín y Avda. Ansina por la Ruta 21 hasta su desvío hacia Nueva Palmira y continuando en línea recta por la Ruta Nº 97 hasta frente al viejo y conocido comercio de Juan Avelino y en una extensión de aproximadamente cuatro kilómetros.
Señor Jefe Regional, a Ud. elevamos este pedido y nos sentiríamos desde ya muy agradecidos si fuera concedido favorablemente, aprovechando la oportunidad para saludarle con nuestra mayor consideración. ANGEL COPPOLA, Presidente, C.I. Nº 96..19 - BENJAMIN D’AQUILA, Secretario, C.I. Nº 66.839.

Carmelo, abril 17 de 1979.
Señor Presidente de la Junta Local.
Dr. ALBERTO NOY.

Señor Presidente:
La Sociedad Italiana "VICTTORIO EMANUELE II" de Carmelo, tiene a bien elevar a Ud. el adjunto plano de parte de nuestra ciudad, en el que se indica el recorrido de la calle Dr. J. Zorrilla de San Martín -donde se halla ubicada nuestra Sede Social con el Nº 277- y termina ésta cruzando la Avenida Paraguay y continuando por la Ruta 97 hasta el comercio de Juan Avelino en jurisdicción del Municipio Departamental como planta suburbana, solicitando para este último tramo de la carretera darle el nombre de AVENIDA ITALIA, motivo de la presente y esperando de su parte se digne elevarlo ante quien corresponda.
Nuestra intención, en caso de una resolución favorable -como así lo esperamos- continuar la obra de mejoras en la carretera hasta obtener el bituminado y arbolado, plantando variedades nativas de Italia, como castaños, nogales y otras, también se colocarán señaleros con propaganda comercial, etc.- Al pie de ésta acompañan firmas del vecindario que se adhieren fervorosamente y están dispuestos a colaborar en la obra indicada.
Considerando factible nuestro pedido, solicitamos a Ud. su colaboración y habremos dejado saldada nuestra deuda con los compatriotas antepasados que durante más de una centuria contribuyeron al adelanto y progreso de la zona.
Agradeciendo vuestra atención y sin otro particular nos es grato saludar a Ud. con nuestra mayor consideración. Por la Comisión Directiva: ANGEL COPPOLA, Presidente, 33, Nº 476, ANTEL 468, C.I. 96.419 - BENJAMIN D’AQUILA, Secretario, C.I. 66.639 - ADALBERTO CARBONI, Tesorero, C.I. 41.086 - MANUEL RATTO, C.I. 77.507 - COSME COPPOLA, C.I. 110.631 - SALVADOR BOMBACI, C.I. 16.188 - GUSTAVO D’AQUILA, C.I. 4.351 - ANTONIO OLIVIERI, C.I. 121.176, BRUNO PIERUCCIONI, C.I. 55.880.


LA JUNTA DE VECINOS DE COLONIA
ACUERDA Y DECRETA:

Artículo 1º. AUTORIZASE al Departamento Ejecutivo, para designar con el nombre de AVENIDA ITALIA, el tramo continuación de la Calle Dr. Zorrilla de San Martín, comprendido entre Avenida Paraguay y Calle "G" de la ciudad de Carmelo.
Artículo. 2º. Comuníquese e insértese en el Libro de Decretos de la Junta de Vecinos.
 
SALA DE SESIONES de la Junta de Vecinos de Colonia a los seis días del mes de octubre de mil novecientos ochenta y uno.
 

Dr. PABLO A. VACCHELLI, Presidente
 

GLADYS MARTINEZ, Secretaria
 


2º DESIGNACIÓN DE 2011.
 
Carmelo, 17 de octubre de 2011.
 
Sr. Presidente de la Junta Departamental de Colonia
Sr. Alfredo Alvarez Bogliolo.
 
Proyecto de designación de la “doble vía- acceso norte” de Carmelo como Av. Italia en toda su extensión.
Exposición de Motivos
En los años próximos pasados hemos tratado de ir definiendo, desde la Junta Departamental, una política estable en materia de nomenclátor urbano de las comunidades colonienses.
En tal sentido se considera principio rector no proceder a cambios de nominación, existiendo vías de comunicación innominadas que pueden recoger los nombres propuestos. Esta medida implicaría desconocer la tarea de nuestros antecesores, borrando con el codo lo que ellos escribieron con la mano; desconocer los valores, razones, fundamentos que llevaron a las diferentes comunidades, a las que por herencia pertenecemos a promover aquellas nominaciones y reconocerse en ellas.
Estos cambios de nominación corresponden, por lo general, además a una visión centralizadora, desvalorizadora de lo periférico urbano como el espacio real del desarrollo de las comunidades: y por último, sumado a todo lo dicho los inconvenientes prácticos que un cambio de denominación genera a empresas, organismos públicos y ciudadanos en sus mecanismos de comunicación.
Creemos sí, que en circunstancias contemporáneas, y después de un minucioso estudio de situación y antecedentes, ajustar la nomenclatura puede resultar en algunos casos particulares más beneficioso que perjudicial, sin incurrir en desconocimiento de la sociedad a la que pertenecemos por continuidad histórica y que gestó las nominaciones vigentes.
En ese sentido, en los últimos años en Carmelo, se ha hablado como una obra unitaria del “acceso norte”, o “doble vía”, y como tal se denomina popularmente a la vía de tránsito que la comprende, extendida desde su nacimiento en la calle Artigas hasta su entronque con las rutas 21 y 97 en plazoleta Dante Alighieri.
Esta recompuesta vía de tránsito se denomina Dr. Juan Zorrilla de San Martín hasta la calle Ansina, entonces límite de la planta urbana; por costumbre “continuación” Zorrilla hasta Av. Paraguay; y desde ésta hasta la antigua calle “G”, Av. Italia, por iniciativa de la Sociedad Italiana de Carmelo, organización fundada en setiembre de 1872 y que con 139 años de existencia constituye la organización social de la colectividad italiana, que con sus descendientes ha conformado siempre el núcleo mayoritario de la población carmelitana.
En los lejanos 60’ del siglo XIX afincaron en el paraje de Colonia Estrella, al norte de Carmelo, dedicándose al cultivo de trigo y hortalizas para su subsistencia, viéndose pronto en la necesidad de agruparse en defensa de sus intereses, velar por su salud, y hacer sociabilidad, fundando la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Vittorio Emanuele II”, respondiendo así al espíritu unificador y nacionalista que llevó a consagrar el reino de Italia, bajo el mencionado rey,-de lo cual se acaban de cumplir 150 años-; la Nación Italiana se consagra por sobre los sentimientos reginales de “nuestros” italianos.
La existencia de esa colonia trajo en las primeras décadas del siglo XX, a la gran corriente de inmigrantes italianos de esos tiempos a estos lugares. La migración del siglo XX fue de artesanos y trabajadores manuales orgullosos de sus “oficios” y herederos de la sapiencia de los “maestros” de los gremios medievales, capaces de transformar la piedra, la madera, o los metales en una obra maestra, señalada por la impronta de su creador y concebido como un hijo de su “espíritu”. Ese orgullo del trabajo libre y liberador, dignificante del hombre y sustento de la familia, fue transmitido de la colonia italiana a El Carmelo todo, junto al concepto de familia latinocristiana de tan fuerte arraigo en nuestra idiosincrasia.
La colonia italiana y sus descendientes componen, según relevamientos poblacionales pos-dictadura el 61.8% de la población carmelitana (2/3), con apellidos de este origen recocidos y reconocibles como propios de la ciudad, y se vinculan a empresas y oficios que hacen a la Historia local, por ejemplo, el viejo astillero MDF.
En Carmelo habitan hoy más de 400 ciudadanos italianos, que tienen y han tenido en la Sociedad Italiana “Vittorio Emanuele” su centro social comunitario.
Por iniciativa de esta asociación en 1978 se nominó al tramo del acceso norte de Carmelo, desde Av. Paraguay a la plazoleta Dante Alighieri, Av. ITALIA.
Por las razones expuestas creemos necesario y conveniente, además de oportuno y justo, unificar la- nominación de la “doble vía” o “acceso norte”, dándole el nombre de Av. Italia en toda su extensión, desde la calle Artigas hasta la plazoleta Dante Alighieri.
De dicho modo se ajusta la nomenclatura, sin sustituir ni cambiar nombres, a la visión unitaria de las vías de tránsito en el lugar. Prof. JOSÉ LUIS GONZÁLEZ, Edil Departamental.
 
DECRETO Nº 063/2011
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
DECRETA:
 
Artículo 1º. DESIGNAR con el nombre “AVENIDA ITALIA” a la doble vía de acceso norte de la ciudad de Carmelo que comienza en Avenida Artigas y finaliza en la Plazoleta Dante Alighieri.
Artículo 2º. Dar cuenta, e insertar en el Registro Informático de la Junta Departamental.
Sala de Sesiones de la Junta Departamental de Colonia a los dieciséis días del mes de diciembre de dos mil once.
 
ALFREDO ÁLVAREZ BOGLIOLO, Presidente.
 
ESTELA BADÍN, Pro Secretaria.
 
Publicado Diario Oficial Nº 28.397 de 23/01/2012 

Camino De los Colonos - Nueva Helvecia

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visitas: 7432
COMISIÓN DE LAS FUERZAS VIVAS
UNIDAD PARA EL FOMENTO Y DESARROLLO DE COLONIA SUIZA
 
Nueva Helvecia, 31 de marzo de 2011.
 
INTENDENCIA DE COLONIA.
MUNICIPIO DE NUEVA HELVECIA.
CONCEJO MUNICIPAL
Presente.
 
Las Fuerzas Vivas de Colonia Suiza, integrada por Biblioteca Popular D. A. Larrañaga, Centro Comercial e Industrial, Centro Cultural (Casa de la Cultura) Centro Regional de Cultura CINE HELVÉTICO, Club de Leones, Comisión Pro Colonia Suiza "Trabajo y Tradición", Guardería "El Trencito", GAMACS (Grupo Amigos del Medio Ambiente de Colonia Suiza) Grupo Mi Ciudad, Instituto Pro Bienestar Social del Anciano, Movimiento Nuevas Generaciones de Colonia Suiza, Sociedad de Fomento Rural y Rotary Club, ante Uds. nos presentamos y DECIMOS:
 
I) ANTECEDENTES
1. Con fecha 04/11/2010 se presentó el "Movimiento Lapaceño" de la hermana comunidad de La Paz (Colonia Piamontesa) ante la Intendencia de Colonia, en Expediente individualizado con el número 06-2010-119, solicitando nominar a la Ruta Municipal Nº 61, en toda su extensión jurisdiccional, desde Paso las Toscas (La Paz, cuarta sección judicial del Departamento de Colonia) hasta el límite con la Municipalidad de Nueva Helvecia (esto es la zona urbana de la décima sección judicial del mismo Departamento.
2. Habiendo tomado conocimiento de tal solicitud, hemos apoyado con todo entusiasmo dicha iniciativa, en lo que respecta a nuestra Comunidad y dentro de los límites de su jurisdicción, motivo por el cual solicitaremos a este Concejo Municipal que eleve la presente petición ante el Ejecutivo Departamental, para que, con el aval de la Junta Departamental, quede efectivamente sancionada y promulgada dicha denominación, en el marco de los Festejos por los 150 de la llegada de los primeros colonos suizos, fundadores de nuestra ciudad.
 
II) FUNDAMENTOS
1. Amerita esta petición las llegadas en 1858 y 1862 de los inmigrantes valdenses y suizos, respectivamente, para colonizar estas tierras de nuestra naciente República Oriental del Uruguay, forjando un futuro mejor para ellos y sus familias, "implantando una cultura de apego a la tierra" y a la elaboración (artesanal) de los frutos que ella les brindaba. Efectivamente, por este camino arribaron los valdenses desde La Florida, donde habían permanecido poco tiempo, y también los suizos, luego de su desembarco en el "Puerto del Inglés", tras meses de travesía, tomando este camino que les conducía a la vieja Administración, a fin de realizar su correspondiente acreditación y efectivo afincamiento en la colonia suiza.
2. Al igual que otros casos similares en la historia, este es un camino "que une" y no "que separa" a ambas comunidades, generándose a través de él y en sus alrededores un fluido vínculo comercial, cultural y social entre los habitantes, tanto de las colonias, como desde y hacia el fecundo medio rural que entre ellas existe. Basta ver, para recordar, la importante cadena de industrias lácteas, queseras, vitivinícolas y afines que sobre dicho camino se asentaron y son hoy un emporio de productos y servicios que forjan la economía regional del Departamento de Colonia.
 
III) PETITORIO
Por lo expuesto, al Concejo Municipal de Nueva Helvecia PEDIMOS:
1. Se nos tenga por presentados con este petitorio a efectos de promover la denominación de la Ruta Municipal Nº 61 (actual Carretera de La Totora) como Camino de Los Colonos en toda la extensión que queda comprendida dentro de la décima sección judicial y catastral del Departamento de Colonia y hasta su intersección con la Ruta Nº 61, esto es, hasta el comienzo de la Avenida Federico Gilomén de esta ciudad.
2. Previa votación favorable de dicho Concejo, se eleve al Ejecutivo Departamental para su consideración favorable y se elabore el proyecto de Decreto para su consideración por la Junta Departamental de Colonia. 3. En definitiva, efectuados los controles y aprobaciones al proyecto, se promulgue el mismo procediéndose a incluir dentro del nomenclátor departamental dicho nombre.
 
OTROSI DECIMOS: Téngase asimismo presente el expediente número 06-2010-119, a efectos de mantener su coherencia lógica y jurídica con la presente petición, las que por razones de competencia son solicitadas individualmente por sus correspondientes Fuerzas Vivas, cada una dentro del territorio de su competencia, pero pretenden la misma designación en toda la extensión del referido Camino.
Por las "Fuerzas Vivas de Colonia Suiza" su Mesa, GUILLERMO AMONTE, ÁLVARO NAVILIAT, FÉLIX LEIZAGOYEN.
 
 
DECRETO Nº 062/2011
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
DECRETA:
Artículo 1º. DESIGNAR con el nombre de “Camino de Los Colonos” el camino vecinal conocido como “Carretera de La Totora” desde Paso las Toscas en toda su extensión, comprendida en la décima sección judicial y catastral del Departamento de Colonia hasta su intersección con la Ruta Nacional Nº 61, donde comienza la Avenida Federico Gilomén de la ciudad de Nueva Helvecia.
Artículo 2º. Dar cuenta, e insertar en el Registro Informático de la Junta Departamental.
Sala de Sesiones de la Junta Departamental de Colonia a los dieciséis días del mes de diciembre de dos mil once.
 
ALFREDO ÁLVAREZ BOGLIOLO, Presidente.
 
ESTELA BADÍN, Pro Secretaria.
 
Publicado Diario Oficial Nº 28.394 de 18/01/2012 

Destacados

Irish bookie Coral cbetting.co.uk location at United Kingdom
List with onlain bookmakersGBETTING