Menu

Dr. Carlos Olalde - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visto: 412
Colonia, 17 de noviembre de 2003.
Exposición de Motivos
Las personalidades relevantes de una comunidad deben ser recordadas como ejemplo para las generaciones futuras. La inclusión del nombre de uno de esos destacados vecinos en el nomenclátor de la ciudad supone ese reconocimiento e implican una responsabilidad para el proponente. En este caso la asumo con gusto, sabiendo que la personalidad y trayectoria del Dr. Carlos Olalde le hacen merecedor de este tributo.
El Dr. Carlos Olalde nació el 31 de enero de 1930 en Colonia del Sacramento, ciudad en la que falleció el 19 de agosto de 1986.
Brillante estudiante, inició sus estudios universitarios 1950, egresando con el título de Doctor en Odontología en 1954.
En 1955 comenzó en forma honoraria la Policlínica de Salud Pública en el hospital de Colonia. Desde 1958 integró la Comisión Sanitaria de Colonia, recorriendo escuelas de todos los barrios de la ciudad, promoviendo la prevención en salud bucal, llevando la actividad a toda la población, a través de la radio local en el espacio “Tribuna Sanitaria”. Estaba haciendo promoción de la salud, concepto hoy moderno que llevarara a ka práctican con la convicción de un pionero.
Desde los inicios del ejercicio de la profesión participó con el mismo espíritu de varias instituciones. AFE, CHAMSEC (por entonces Caja de Subsidios para personal de la Construcción) Batallón de Infantería, Intendencia Municipal (Escuela del Hogar), Comisión Departamental de Educación Física y Ministerio del Interior, Comisiones de barrios y escuelas lo tuvieron como un permanente colaborador.
Destacado docente, comenzó esa vocación en la misma Facultad de odontología, concursando en 1952 para el cargo de Auxiliar de Cátedra, obteniéndolo con un puntaje de 38 en 40.
En 1958 ingresó a Enseñanza Secundaria en el Liceo Departamental de Colonia, dictando clases de Historia Natural y en 1962 fue profesor fundador del Liceo Nocturno. En la misma labor docente fue hasta 1981, Profesor Coordinador de distintos grupos, realizando contactos frecuentes con profesores, alumnos y padres, a fin de mejorar el nivel educativo de los jóvenes.
Son recordadas sus charlas y conferencias que con igual desinterés ofrecía sobre sus dos pasiones: la salud y la docencia, convocando a la promoción de la salud y el entendimiento de los jóvenes.
Como coloniense fue además, un hombre visionario, que creía en el desarrollo de su ciudad y en que un día Colonia descubriría la excelencia, tranquilidad y belleza de las playas al este de la ciudad. Por ello en 1958 adquirió un solar en el desolado Ferrando, casi sobre la playa en un lugar entonces alejado de todo, hasta de los servicio básicos donde, junto a su esposa, construyó su hogar.
No ejerció cargos políticos y accedió a todos los que ostentó –en las áreas de salud y docencia- por concurso de Oposición y Méritos.
Qué mejor entonces que rendir un justo homenaje a un coloniense destacado en el lugar que eligió para vivir, donde fue atento vecino –aunque circunstancial- de quienes concurrían a la playa y tenían, para lo que fuere, la mano tendida de Carlos Olalde.
Por todo lo expuesto considero que aprobar este proyecto de decreto será un acto justo y hará permanecer en la memoria de la comunidad, a un notable profesional, docente y vecino de Colonia. RICARDO MONTENEGRO ARENAS.
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
ACUERDA Y DECRETA:
Articulo 1ºDESÍGNASE con el nombre de “Dr. CARLOS OLALDE” a la calle que corre de sur a norte en la manzana Nº 534 de Colonia del Sacramento, desde su inicio sobre el camino costero de Playa Ferrando –límite sur de manzana Nº 535- hasta su fin en el cruce con la calle Nº 80.
Articulo 2º. Comuníquese e insértese en el Libro de Decretos de la Junta Departamental.
 
SALA DE SESIONES de la Junta Departamental, a diecisiete de setiembre de dos mil cuatro.
  
 
JORGE GÓMEZ, Presidente. 
 
NELSON OYOLA, Secretario General.
  

Avenida Buenos Aires - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visto: 410
Colonia, 20 de mayo de 2003.
Sr. Presidente de la Junta Deptal. 
Don Richard Cáceres
PRESENTE.
De mi mayor consideración:
Cúmpleme remitir en la misma, exposición de motivos y Proyecto de Decreto por el que solicita se designe con el nombre Avenida “Buenos Aires” al tramo de la Av. Franklin D. Roosevelt desde la entrada al Puerto de Colonia hasta la rotonda ubicada en la intersección con Av. Gral. Flores.
Sin otro particular saluda a Ud. atte. Prof. ISMAEL GONZÁLEZ CEBALLOS, Edil Departamental.
 
Exposición de Motivos
Hasta 1972 una calle del Barrio Histórico llevaba el nombre de Buenos Aires, desde calle Real hasta Paseo San Gabriel. Desde esa fecha fue cambiada por la Calle del Colegio por los Jesuitas en 1717.
En el acuerdo se garantizaba la permanencia de Buenos Aires en otro sitio de Colonia, hecho que nunca ocurrió.
Entendemos que la zona de Colonia mantiene lazos indisolubles con la gran urbe desde 1536 cuando Pedro de Mendoza recaló en estas tierras antes de fundar la primera Buenos Aires el 3 de febrero de ese año.
En el marco de más de cuatro siglos jamás quedaron aisladas ambas ciudades pudiendo anotarse los hechos bélicos, introducción de la ganadería, intercambio comercial, turístico, las relaciones deportivas, familiares, industriales, religiosas y de unificación en cuanto a ideas para la creación de las Provincias Unidas del Río de la Plata, entre otros.
Unen Colonia a Buenos Aires las Invasiones Inglesas de 1807-1808; la adhesión del Blandengue José Artigas a la causa revolucionaria en 1811, la presentación en estas tierras de hombres públicos argentinos como Bernardino Rivadavia, Juan Lavalle, Julián Segundi de Agüero, Salvador Martínez del Carril y tantos otros.
Se debe recordar la venta de piedra y arena coloniense tanto de Boca del Rosario, Conchillas, Riachuelo, Real de San Carlos y Punta Francesa para construir edificios, paseos y avenidas de la capital porteña.
Otro tanto para recordar debe anotarse en los cruces del Río de la Plata en barcos desde 1809 con Brown y White; los navíos que hicieron lo mismo a fines del siglo XIX; la flota de Nicolás Mihanovich y su posterior emporio turístico que abarcó la Plaza de Toros, Hotel, Frontón, etc.
La unión con Buenos Aires se complementó con hidroaviones primero como los de la Sociedad Argentina de Navegación Aérea o CAUSA y más tarde ARCO y otras. Aquí merecen un recuerdo tanto Jorge Newbery como Anchorena, Teodoro Fells, Bartolomé Cattáneo y aviadores franceses que unieron en legendarios vuelos “La Sportiva”, “El Palomar” y “Los Galpones” aquí en nuestra ciudad.
Por todos estos motivos proponemos que la triple vía arriba citada lleve el nombre de Buenos Aires, contribuyendo, además la Honorable Junta Departamental de Colonia con un cartel anunciando la bienvenida a los visitantes del otro lado del río. Prof. ISMAEL GONZÁLEZ CEBALLOS, Edil Departamental.
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
ACUERDA Y DECRETA:
Articulo 1º. DESÍGNASE con el nombre de Avenida “Buenos Aires” al tramo de la Avenida Franklin D. Roosevelt, desde la entrada al Puerto de Colonia hasta la rotonda ubicada en la intersección de la Avenida Gral. Flores
Articulo 2º. Comuníquese e insértese en el Libro de Decretos de la Junta Departamental.
SALA DE SESIONES de la Junta Departamental, a diecisiete de diciembre de dos mil cuatro.
JORGE GÓMEZ, Presidente. 
ESTELA BADÍN, Prosecretaria.
 
Publicado Diario Oficial Nº 26.741 de 05/05/2005.

Armando Calcaterra - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visto: 408
Colonia, 30 de julio de 2004.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
D. Jorge Gómez
Presente.
De nuestra mayor consideración:
Por la presente nos dirigimos a Ud. al fin de solicitarle dar trámite al proyecto de Decreto por el cual se incluiría en el nomenclátor de la ciudad de Colonia del Sacramento el nombre del Sr. Armando Calcaterra.
Motiva tal designación la solicitud de los vecinos de la actual calle 172 quienes nos han presentado nota que adjuntamos. La calle 172 da comienzo en Roger Balet frente al Museo Paleontológico Armando Calcaterra.
Sin otro particular lo saludan atentamente. CLAUDIA MACIEL, Edil Departamental. STELLA GONZÁLEZ, Edil Departamental (S).
 
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Armando Calcaterra dedicó su vida a la investigación paleontológica, a valorizar la riqueza geológica de nuestro país, con hallazgos únicos en el mundo, a mostrar a varias generaciones con el orgullo y la humildad de los grandes.
Nació en el paraje El Chileno de nuestro Departamento el 15 de mayo de 1912. En marzo de 1952 inspirado en una exposición del Dr. Rebuffo comienza su actividad como coleccionista lo que lo lleva a reunir las valiosas piezas que mostrara a partir del 24 de abril de 1976 en el recién inaugurado Museo Municipal Real de San Carlos.
Es reconocido no solo por su pasión de coleccionista sino que también su faceta de investigador lo llevó a dictar clases para motivar a los asistentes a seguir sus pasos en la investigación.
El 20 de enero de 1990 fallece en la ciudad de Colonia.
El 19 de junio de 1995 se nomina al Museo Municipal Real de San Carlos como Museo Paleontológico Armando Calcaterra quien fuera un autodidacta y filántropo con una enorme capacidad solidaria y educativa.
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
ACUERDA Y DECRETA:
Articulo 1ºDESÍGNASE con el nombre de ARMANDO CALCATERRA a la actual calle Nº 172 de la ciudad de Colonia, que se inicia en la calle Roger Balet cruzando calle Los Libertadores hasta la calle Nº 183.

Articulo 2º. Comuníquese e insértese en el Libro de Decretos de la Junta Departamental.
 
SALA DE SESIONES de la Junta Departamental, a cuatro de febrero de dos mil cinco.
  
 
JORGE GÓMEZ, Presidente. 
 
NELSON OYOLA, Secretario General.
  

Seis calles del Barrio El General - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visto: 467
El General, 9 de julio de 2002.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
Dr. Roberto Calvo
PRESENTE
De nuestra mayor consideración:
Por la presente solicitamos a la Junta que Ud. preside, designar con el nombre de “General Pedro Gómez de Figueredo”, a una calle innominada del Barrio El General. Dicha arteria comienza en la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 516 y 2351 dirigiéndose hacia el noroeste para terminar en el padrón 2613. Se anexa un detalle de la exposición de motivos realizada por el historiador Heroídes Artigas, por lo que solicitamos sea tenida en cuenta como aval de nuestra petición.
Creemos que es una base sólida para fundamentar dicha solicitud, por lo que agradeceremos mucho que nuestra petición sea tenida en cuenta.
Sin otro particular, lo saludan atentamente. Por Comisión de Vecinos del Barrio El General. JOSÉ A. VILLANUEVA, Presidente - ANA LAURA SÁNCHEZ, Secretaria.
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Según datos generales y en especial por información publicada por el eximio historiador nacional Don Aníbal Riverós Tula en el Volumen 22 del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay (1682-1830), se conoce que un militar portugués llamado Pedro Gómes de Figueredo vivió en la zona.
Este funcionario lusitano tuvo una casa-quinta durante el año 1735, época del Gobernador Pedro Antonio de Vasconcellos. En dicho lugar, ubicado en cercanías del cruce de las vías del ferrocarril y la Av. Fernando J. Carballo, se realizaron reuniones sociales, paseos a caballo – que era una de las distracciones de aquella época –, saraos, caza, etc..
El punto fue conocido por los habitantes tanto de Colonia del Sacramento como de los extramuros de la ciudad como la quinta “Do General” en obvia alusión al idioma portugués.
Con el paso de las décadas el nombre se hizo extensivo al arroyo que corre por dicho arrabal y que se llamó primero “Del Molino” por la industria que nuestros fundadores implantaron por esos lares. Luego se le conoció como Del General por la razones arriba citadas y después de la Guerra Grande como La Caballada que perdura hasta nuestros días.
En cuanto a la personalidad del Gral. Pedro Gómes de Figueredo los historiadores no han hallado datos que lo sindicaran como actor de excesos o maltratos contra la población civil ni los indígenas.
Durante la fundación de esta casa-quinta en El General se corresponde una serie de años de esplendor y
riqueza de la guarnición portuguesa en Colonia.
Debido a que por su nombre se debe el patronímico a una progresista zona aledaña a la capital departamental, se solicita que una arteria lleve el nombre de Pedro Gómes de Figueredo – con la letra “S”- de acuerdo al idioma lusitano.
De ser aceptado afirmativamente esta designación se considera conveniente para la barriada hacer conocer la distinción que vota la Junta Departamental a la Embajada de Portugal ante nuestro gobierno.
 
El General, 9 de julio de 2002.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
Dr. Roberto Calvo
PRESENTE
De nuestra mayor consideración:
Por la presente solicitamos a la Junta que Ud. preside, designar con el nombre de “Alberto Colo”, a una calle innominada del Barrio El General que va de oeste a este entre los padrones 482, 483, 486, 488, 489, 492 y 493, cubriendo 3 manzanas y media, y terminando en el padrón 494.
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Se eligió este nombre para la mencionada calle dado que este señor Alberto Colo, nacido el 7 de marzo de 1907 y fallecido el 4 de mayo de 1998, -viviendo desde el año 1930 hasta su deceso en dicho barrio- fue un activo comerciante del mismo. Su comercio de ramos generales, propio de su época, aún se mantiene casi intacto en manos de un nuevo propietario. Hay referencias de muchos clientes respecto a que ayudó a familias carenciadas, cumpliendo un digno deber con tan humilde barrio (en ese entonces fundamentalmente habitado por peones de hornos de ladrillos) y ayudando siempre a los más necesitados.
Casado con Juana Ortiz, fue el primer Presidente del Club A. El General, por lo que también supo cumplir con esta Institución que nacía con la finalidad de hacer crecer social y deportivamente al Barrio.
Consideramos muy justo que una calle del Barrio lleve su nombre como deber de reconocimiento.
Sin otro particular, lo saludan atentamente. Por Comisión de Vecinos del Barrio El General. JOSÉ A. VILLANUEVA, Presidente - ANA LAURA SÁNCHEZ, Secretaria.
 
El General, 9 de julio de 2002.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
Dr. Roberto Calvo
PRESENTE
De nuestra mayor consideración:
Por la presente solicitamos a la Junta que Ud. preside, designar con el nombre de “Juan Musselli”, a una calle innominada del Barrio El General que comienza en la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 478 y 479, orientada de sur a norte para doblar hacia el este, situándose entre los padrones 479 y 496 terminando al fondo del terreno ocupado por la Escuela Nº 82 (fraccionamiento 5854).
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Juan Bautista Musselli nació el 21 de junio de 1905 y falleció el 16 de julio de 1992. Se casó con Luisa María Bonaglia, estando siempre radicados en el entonces Paraje El General, teniendo la entrada a su casa al lado de la parada del ferrocarril. Fue agricultor, ya que poseía una importante fracción de terreno. Con el paso del tiempo (1972), fraccionó la parte que lindaba con la calle Fernando J. Carballo pensando por sobre todo en el crecimiento del Barrio, dejando de lado la faz económica, ya que nunca lucró con la ubicación de los terrenos, vendiéndolos a gente humilde y que se afincó en ese lugar, no prestándose al juego de la especulación. Es digno de destacar las facilidades que brindó a los compradores para el pago de los terrenos a fin de que no les impidiera comenzar la construcción de sus hogares. A 30 años de haber fraccionado, consideramos muy justo que la calle mencionada lleve su nombre, en mérito al gran apoyo al engrandecimiento del Barrio.
Sin otro particular, lo saludan atentamente. Por Comisión de Vecinos del Barrio El General. JOSÉ A. VILLANUEVA, Presidente - ANA LAURA SÁNCHEZ, Secretaria.
 
El General, 9 de julio de 2002.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
Dr. Roberto Calvo
PRESENTE
De nuestra mayor consideración:
Por la presente solicitamos a la Junta que Ud. preside, designar con el nombre de “Juan Bernandi”, a una calle innominada del Barrio El General que comienza en la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 5857 y 5862, estando orientada hacia el sureste, figurando en el plano de la Dirección de Catastro Municipal que la misma llegaría a la Ruta Nacional Nº 1 entre los padrones 5799 y 5911.
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Don Juan Bernardi nació en Suiza, en el año 1847, llegando a Colonia Suiza en 1870. En 1896 compró tierras en la zona donde hoy se encuentra el barrio El General. Formó una familia que fue con el transcurrir del tiempo ejemplo de trabajo y puntal en lo relativo a crear nuevas fuentes de trabajo a fin de ofrecerlo a los vecinos de los alrededores. Algunos de sus descendientes viven en las inmediaciones de dicho barrio y de ellos destacamos a los fundadores de una agroindustria muy importante como fue y es la Bodega Bernardi, o la Granja Chocha. Además en campos del Sr. Juan Bernardi funcionó la primer escuela que hoy lleva el Nº 20 y que está próxima a cumplir 110 años.
Por estas razones solicitamos que dicha calle mencionada lleve su nombre.
Sin otro particular, lo saludan atentamente. Por Comisión de Vecinos del Barrio El General. JOSÉ A. VILLANUEVA, Presidente - ANA LAURA SÁNCHEZ, Secretaria.
 
El General, 9 de julio de 2002.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
Dr. Roberto Calvo
PRESENTE
De nuestra mayor consideración:
Por la presente solicitamos a la Junta que Ud. preside, designar con el nombre de “María Carlina Cutinella de Salerno”, a una calle innominada del Barrio El General que comienza en la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 6373 y 6846, orientada hacia el noroeste, cruza la vía férrea para terminar en el Arroyo El General.
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Doña “Carlina” como se la conocía y se recuerda, nació en Italia el 3 de mayo de 1876, luego de haber llegado al Uruguay como inmigrante junto a sus padres, el 5 de julio de 1897 contrae enlace con Pedro Salerno, tambíen italiano, que en ese momento se desempeña como labrador. En el Barrio El General., este matrimonio se instala con un almacén construido con chapas de hojalata y que luego diera lugar a la “casa Salerno”, luego Comercio Arrigoni, el cual hasta hoy es punto de referencia en el Barrio. Doña Carlina, con su bondad, se recuerda como una mujer muy solidaria. Todas las mañanas llamaba al Hospital de Colonia para saber si allí había internado alguien del barrio y si necesitaba algo. (Todo esto lo hacía por su propia voluntad). Junto a ella creció, entre otros, Juan Pedro Arrigoni, quien fuera pujante comerciante del Barrio que siguiendo su ejemplo se lo recuerda por su solidaridad. Hay que recordar que en los comienzos del siglo XX en El General sólo había dos o tres teléfonos y no había servicio de ómnibus por lo que su disponibilidad es más y mejor recordada. Esa actividad también era demostrada por otras, ya que día a día, en su almacén, ella trataba de solucionar, interesándose siempre por los más necesitados del Barrio y ayudándolos siempre.
Por ser un buen ejemplo de solidaridad, tan necesaria en estos tiempos, nos atrevemos a pedir que nuestra solicitud sea tenida en cuenta.
Sin otro particular, lo saludan atentamente. Por Comisión de Vecinos del Barrio El General. JOSÉ A. VILLANUEVA, Presidente - ANA LAURA SÁNCHEZ, Secretaria.
 
El General, 9 de julio de 2002.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
Dr. Roberto Calvo
PRESENTE
De nuestra mayor consideración:
Por la presente solicitamos a la Junta que Ud. preside, designar con el nombre de “Delmiro Villanueva”, a una calle innominada del Barrio El General que corre de oeste a este, desde la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 475 y 476 terminando en el padrón 477 (fraccionamiento 5909).
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Se eligió este nombre dado que lo consideramos un homenaje justo a una persona de bien que mucho hizo por el Barrio. Nació el 29 de octubre de 1901 y falleció el 23 de agosto de 1994. Padre de una numerosa familia, la cual formó junto a su esposa Angela Silvestri, encaminó a sus hijos por el camino del trabajo y la integración social, siendo él un albañil de condición muy humilde. Cuando algún vecino no contaba con el dinero suficiente para construir su casa, este señor siempre colaboraba gratuitamente, sin interés y con mucha dedicación. Esa misma actitud siempre la tuvo con la Escuela Nº 82, a la cual concurrieron sus hijos, estando siempre dispuesto a hacer arreglos gratuitos de lo que fuera necesario en dicho centro de estudios. Un gran porcentaje de los hogares del Barrio que fueran construidos desde 1928 hasta pocos años antes de su deceso, tienen algo de su generosa y desinteresada mano de obra. Además es justo puntualizar que con su forma de ser, contagiaba seguridad y confianza a quienes lo trataron. Por lo antes expuesto, consideramos justo que una calle del Barrio lleve su nombre.
Sin otro particular, lo saludan atentamente. Por Comisión de Vecinos del Barrio El General. JOSÉ A. VILLANUEVA, Presidente - ANA LAURA SÁNCHEZ, Secretaria.
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
ACUERDA Y DECRETA:
Articulo 1ºDESIGNANSE  distintas calles del Barrio “El General” de la ciudad de Colonia con los nombres:
General Pedro Gómez de Figueredo a la calle innominada que comienza en la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 516 y 2351 dirigiéndose hacia el noroeste para terminar en el padrón 2613, Delmiro Villanueva a la calle que corre de oeste a este, desde la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 475 y 476 terminando en el padrón 477 (fraccionamiento 5909), Juan Bernardi a la calle que comienza en la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 5857 y 5862, estando orientada hacia el sureste, llegando de acuerdo a los planos de Catastro Municipal, a la Ruta Nacional Nº 1 entre los padrones 5799 y 5911; Juan Mussellila calle que comienza en la calle Fernando J. Carballo entre los padrones 478 y 479, orientada de sur a norte para doblar hacia el este, situándose entre los padrones 479 y 496 terminando al fondo del terreno ocupado por la Escuela Nº 82 (fraccionamiento 5854), María Carlina Cutinella de Salerno a la calle que comienza en Fernando J. Carballo entre los padrones 6373 y 6846, orientada hacia el noroeste, cruza la vía férrea para terminar en el Arroyo El General; Alberto Colo a la calle que va desde oeste a este entre los padrones, 482, 483, 486, 488, 489, 492 y 493, cubriendo 3 manzanas y medio y terminando en el padrón 494.
.
Articulo 2º. Comuníquese e insértese en el Libro de Decretos de la Junta Departamental.
 
SALA DE SESIONES de la Junta Departamental, a trece de junio de dos mil tres.
  
 
RICHARD CÁCERES, Presidente. 
 
GLADYS MARTÍNEZ, Secretaria General
  

Espacio de juegos infantiles Dionisio Díaz - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visto: 384
Colonia del Sacramento, 6 de setiembre de 2002.
Sr. Presidente de la Junta Departamental de Colonia
Edil Richard Cáceres
Sr. Presidente:
Adjuntamos Proyecto de Decreto referente a la designación de un espacio público destinado a Juegos Infantiles, en la ciudad de Colonia del Sacramento, con el nombre de Dionisio Díaz.
Sin otro particular, lo saludamos a Ud. muy atentamente. Siguen 92 firmas.
 
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
“Dionisio Díaz es un niño uruguayo que nació en un rancho perdido en nuestros campos.
Por su amor a la vida, por su sacrificio, su coraje, su silencio frente al dolor, es un representante arquetípico de nuestra historia.”
Dionisio Díaz, fruto de María Díaz y su primer amor –un hombre con fama de valiente, aunque amante de la libertad y la aventura- integraba una familia de chacareros del Departamento de Treinta y Tres.
Un pequeño arroyo, El Oro, afluente del Río Cebollatí da nombre al paraje, no muy distante del pueblo Mendizábal.
Ocupaban los ranchos de la familia, Dionisio, su madre, el abuelo Juan Díaz, hombre tosco y silencioso, el tío Eduardo y Marina, su hermanita de pocos meses.
La soledad del campo, el duro trabajo rutinario, las noches silenciosas sin cuentos y sin cantos, componían el escenario donde creció Dionisio.
Imaginamos a la joven madre abrumada por las obligaciones, angustiada por el mutismo creciente de su padre.
Se cuenta que era Eduardo (hijastro del abuelo) el único que reconocía en Dionisio su condición de niño, le regalaba pequeños juguetes de madera que él mismo tallaba, le hablaba y escuchaba, fomentando así la sensibilidad que ya era natural en su sobrino. El niño, integrado desde siempre a su hábitat, era él mismo un elemento más de la naturaleza.
Los árboles conformaban su parque de juegos y eran los animales, sus compañeros. A todos sentíalos sus hermanos como lo demuestran testimonios de la época, que nos lo representan como poseedor de lo que hoy llamamos una firme conciencia ecológica.
Era el mes de mayo del año 1929, el mismo día que Dionisio cumplía sus nueve años, cuando ocurrió la tragedia. Al caer la noche, el abuelo, perdida definitivamente la razón, atacó a María manifestando la intención de aniquilar a todos.
Dionisio fue gravemente herido, al interponerse entre su madre y el cuchillo letal. Logró contender sus tejidos desgarrados y, a puro instinto y corazón, pudo envolver a su hermanita en un abrazo que duraría hasta su propia muerte.
Poco después, tras el enfrentamiento de los hombres, la vida de la familia Díaz sólo palpitaba en los dos niños.
Junto al cadáver de su tío pasaron esa interminable noche de mayo, tan silenciosa y oscura como suelen ser las noches de nuestro campo.
Con el primer canto de los gallos comenzó el viaje al pueblo, el primero de Dionisio que, con su hermanita en brazos, tal vez presentía que eran ésos sus últimos pasos.
Fue el coraje que lo guió y, “tajeándose en los pajares, bordeando el monte, hundiéndose en los pantanos” caminó siete quilómetros hacia su destino. Su sentido común lo condujo al lugar adecuado: aquél donde Marina quedaría a salvo y donde las autoridades oirían su historia.
“Y después se fue del tiempo...”
Y en ese mismo momento, su pequeña figura dorada, destellando energía, comenzó a recorrer la patria, llevada por la voz de nuestros criollos, de fogón en fogón primero, en letra impresa, en melodías y en las imágenes de la filmografía nacional, más tarde.
Se nominaron Escuelas y plazas con su nombre, se construyeron monumentos y todos los niños uruguayos lo conocieron. Luego....parece desdibujarse su memoria.
Afirmaba Serafín J. García en el año 1947 que el acto heroico de DIONISIO no tenía parangón en la historia ni en la literatura.
Ya en el siglo XXI, podemos afirmar lo mismo. Los medios de comunicación masiva constantemente nos aproximan a tragedias que ocurren en todo el orbe, pero no conocemos ninguna otra historia real como la de DIONISIO.
Se encuentra en él un valor primigenio: el amor filial. Su amor a la tierra, la valentía de un niño que se hizo hombre en una noche, el sacrificio, completan esta figura ética arquetípica que todos los niños merecen conocer.
Y fueron ellos, los niños colonienses que redescubrieron a DIONISIO, recreando su historia en ocasión del 21º Concurso de Cuentos Infantiles. Niños de su edad, niños urbanos que leen libros, ven televisión y usan computadoras, niños del siglo XXI lo sienten en la piel y el corazón; a través de sus voces nuevas, los adultos hemos reencontrado al PEQUEÑO HÉROE DEL ARROYO DE ORO.
En esta época en la que sorprende y golpea la manifestación de contravalores a nivel mundial, en estos días cuando muchos adultos enfatizamos los valores éticos desde los hogares y las aulas, los propios niños han encontrado su héroe: no es mediático ni posee poderes mágicos; vivió en nuestro campo, habló nuestro idioma y, cuando el Uruguay se preparaba para mostrar al mundo su hazaña deportiva de 1930, él, silenciosa y dolorosamente, dejó su herencia de amor filial.
Es necesario PROYECTAR su historia hacia el futuro, inscribiendo su nombre en nuestra ciudad, porque siempre habrá un niño que pregunte al verlo: ¿Quién es DIONISIO DÍAZ? Y un adulto (un niño de hoy) responderá:
DIONISIO ES UN NIÑO URUGUAYO; TENÍA LOS OJOS CELESTES Y VIVÍA EN EL CAMPO....
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
ACUERDA Y DECRETA:
Articulo 1ºDESIGNASE con el nombre “DIONISIO DÍAZ” al espacio público destinado a juegos infantiles, existente en la esquina de calle Dr. Daniel Fosalba y Rambla Cristóbal Colón de la ciudad de Colonia del Sacramento.
.
Articulo 2º. Comuníquese e insértese en el Libro de Decretos de la Junta Departamental.
 
SALA DE SESIONES de la Junta Departamental, a veinticinco de julio de dos mil tres.
  
 
Dr. ALBERTO BADARACCO, Presidente. 
 
GLADYS MARTÍNEZ, Secretaria General.
  

Francisco Morelli - Colonia del Sacramento

  • Escrito por victor.dominguez
  • Categoría: Nomenclátor
  • Visto: 582
Carmelo, 26 de julio de 1985.
Sr. Presidente de la
Junta Departamental de Colonia
Escribano Juan José Sartori
PRESENTE.
De mi consideración:
Por la presente vengo a solicitar de la Honorable Junta Departamental que usted preside, se tenga en cuenta en el nomenclator de la ciudad de Colonia el nombre de don FRANCISCO MORELLI.
En el año 1941 la Junta Departamental de Colonia aprobaba, por iniciativa del entonces Edil Alejandro Risso la designación de una de las calles adyacentes a la entonces Plaza 18 de Julio con el nombre de don Francisco Morelli. Lamentablemente, con el devenir del desarrollo y crecimiento de la ciudad, esta designación no se tuvo en cuenta de ser sustituida, al desaparecer la calle nominada.
Mucho tuvo que ver don Francisco Morelli con la educación en este Departamento, ocupando el primer cargo a nivel de inspección de la Enseñanza, allá por 1890. Habiendo organizado y dirigido el primer Instituto para enseñanza de docentes, que también solventaba personalmente, se constituyó en el principal colaborador del interior, en la reforma que llevara a cabo José P. Varela.
Justicia haríamos en reparar la omisión que constituyó, olvidar su nombre en el actual nomenclator, cuando ya en fecha señalada con anterioridad existía una calle con su nombre.
Atentamente, WALTER H. DODERO, Edil Departamental.
 
LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE COLONIA
ACUERDA Y DECRETA:
Articulo 1ºDESIGNASE con el nombre de FRANCISCO MORELLI a la calle que corre de Oeste a Este en Barrio Ferrando de la ciudad de Colonia, separando la manzana 308 de la 309, y la manzana 305 de la 306.
.
Articulo 2º. Comuníquese e insértese en el Libro de Decretos de la Junta Departamental.
 
SALA DE SESIONES de la Junta Departamental, a diecinueve de setiembre de dos mil tres.
  
 
Dr. ALBERTO BADARACCO, Presidente. 
 
NELSON OYOLA, Secretario General.
  
Publicado Diario Oficial Nº 26.421 de 12/01/2004.

Destacados

Irish bookie Coral cbetting.co.uk location at United Kingdom
List with onlain bookmakersGBETTING